hivern a mallorca



 Mallorca parece más auténtica cuando acaba el verano. La isla se transforma, muestra su intimidad. Los días fríos no lo son tanto gracias a los "foguerons", a las carreras ante el demonio o a los aplausos con los que agradecemos la danza de los cossiers. El invierno mallorquín es tradición, mito, naturaleza generosa, tiempo de matanzas, escenario con cielos imponentes, claros y limpios o cubiertos con nubes dramáticas. Quizás llueve, el campo revive, es época de cosechar las olivas, de labrar, de cuidar los árboles, del nacimiento de los pequeños corderos, de la más genuina gastronomía autóctona, deliciosa. Alguna cumbre se cubre de nieve. En una balsa el agua se convierte en hielo quebradizo. El mar se ensimisma... He aquí los argumentos de este libro.

Edita: Disset Edició, año: 2.020 

 Textos: Miquel Rayó, Joan Mayol, Caterina Valriu, Climent Picornell, Gabriel Janer Manila.

 Fotografías: Sebastià Torrens.

 Idioma: catalán

 Precio: 20 euros